En TV Azteca Guate estamos listos para transmitir el Mundial

Lo más reciente

Publicado

el

Delegación de Guatemala en Tokyo 2020. Foto: Reuters

El Comité Olímpico Internacional suspendió al deporte guatemalteco de toda competencia del ciclo olímpico, después de un conflicto donde se involucró a la Corte de Constitucionalidad por la aprobación de los Estatutos del Comité Olímpico Guatemalteco.

Varios deportistas han resultado afectados tras esta decisión, uno de ellos es Leonel Velásquez, atleta de la Federación Nacional de Tenis de Mesa, del Comité Paralímpico Guatemalteco.

"Nos puede afectar de mil maneras, las primeras o las que más resuenan es que nos van a quitar el apoyo de becas, el apoyo económico hacia las universidades, porque algunos seguimos estudiando, nos van a quitar también el seguro médico y seguramente nos van a empezar a quitar como privilegios que tenemos como atletas nacionales", señaló Velásquez.

En la actualidad los atletas aun cuentan con posibilidad de ingresar a los gimnasios e instalaciones deportivas, pero más adelante incluso esas regalías podrían ser quitadas así como obtener los implementos que normalmente entrega la Federación.

Por el momento quienes participan en alguna competencia no pueden llevar la bandera de Guatemala.

"Lo único que nos ha afecta ahora es que no podemos competir bajo nuestra bandera, si salimos internacionalmente tendríamos que adoptar la bandera del Comité Olímpico Internacional y sería como tierra de nadie", agregó el atleta

Este conflicto de intereses que llegó a los juzgados levantó una cadena de amparos e impugnaciones que terminaron en la Corte de Constitucionalidad, donde se decidió suspender algunos estatutos modificados por el Comité Olímpico Internacional y avalados por la asamblea, debido a que los consideró inconstitucionales.

Desde el cuatro de agosto último, dichos estatutos quedaron suspendidos de manera provisional, pero el Comité Olímpico Internacional lo consideró como una injerencia gubernamental, por lo que fue solicitado que fueran habilitados, a lo que la Corte nunca le prestó la mayor importancia, y luego de varias fechas límite llegó el día de la inevitable inhabilitación.