Publicado

el

El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, es escoltado por las autoridades mientras camina hacia un avión de la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) para su extradición a los Estados Unidos, para enfrentar un juicio por cargos de tráfico de drogas y posesión de armas. Foto: REUTERS/Fredy Rodríguez

La aeronave, un Beechcraft Super King Air B350, aterrizó alrededor de las 13.17 hora local (19.17 GMT) en el aeropuerto internacional Toncontín. Una hora más tarde, partió rumbo a Florida con Hernández, quien fue trasladado esposado de manos bajo un fuerte operativo de seguridad. 

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández es escoltado por efectivos de la Policía Nacional y la Policía Militar luego de llegar a la Base Aérea Hernán Acosta Mejía para su extradición a Estados Unidos, para enfrentar un juicio por narcotráfico y posesión de armas, en Tegucigalpa. , Honduras. Foto: REUTERS/Fredy Rodríguez

En los alrededores de la terminal aérea, decenas de hondureños se congregaron con banderas azul turquesa y blanca del país para celebrar la extradición del exmandatario, señalado también de corrupción, al grito de "sí se pudo".

"Que se lleven a este hombre ladrón que tanto daño nos ha hecho", dijo una mujer identificada como Carmen al canal de televisión Televicentro.

Hernández, de 53 años, enfrentará en Estados Unidos un juicio por narcotráfico y posesión de armas, luego de que la Corte Suprema de Justicia ratificara a fines de marzo su extradición a solicitud de Washington. 

El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, abordó un avión de la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) para su extradición a los Estados Unidos, para enfrentar un juicio por cargos de tráfico de drogas y posesión de armas, en la base de la Fuerza Aérea Hernán Acosta Mejía en Tegucigalpa, Honduras. Foto: REUTERS/Fredy Rodríguez

El exmandatario, un conservador y exaliado de Estados Unidos que gobernó entre 2014 y 2022, ha negado las acusaciones, basadas en su mayoría en declaraciones de narcotraficantes hondureños durante un juicio a un hermano suyo en el país norteamericano, y asegura que son una venganza de los criminales por combatirlos.

A mediados de febrero, poco después de que la izquierdista Xiomara Castro asumiera el poder, Hernández fue arrestado señalado de conspirar para fabricar y exportar drogas a Estados Unidos y de usar o portar armas de fuego o instigar a que grupos criminales las usen. 

Con información de Reuters.