Internacionales

Hay riesgo de extinción de nuevas especies en Sudeste Asiático

Publicado

el

Publicidad

Buena parte de las 380 especies de animales y plantas descubiertas en los dos últimos años en la zona asiática del Gran Mekong, en el Sudeste Asiático, corren el riesgo de extinguirse a corto plazo.

Lo anterior, por el rápido deterioro de su hábitat, según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, en sus siglas en inglés).

Muchas criaturas han desaparecido antes de que pudiéramos nombrarlas, advirtió en el informe Truong Nguyen, subdirector del Instituto de Ecología de la Academia Vietnamita de Ciencias y Tecnología.

Entre las especies descubiertas en cinco países (Birmania, Tailandia, Camboya, Laos y Vietnam), WWF destaca un lagarto de cresta azul que cambia de color.

Te puede interesar: Ecosistemas marinos del océano Atlántico en declive por sobrepesca

Además, está en riesgo una rana que por su color se mimetiza con el musgo para camuflarse o una orquídea que recuerda a un personaje de los muppets.

Entre las 290 especies de plantas, 19 de peces, 24 de anfibios, 46 de reptiles y una de mamíferos figuran también el búngaro de Suzhen (una serpiente extremadamente venenosa).

Asimismo, un arbusto amenazado por un casino en Camboya y nuevos tipos de salamanquesas o gecos, según el informe publicado recientemente.

Esfuerzos urgentes

Para revertir la rápida pérdida de biodiversidad en la región se necesitan más esfuerzos urgentes, concertados, se dijo.

Estos, basados en la ciencia y hace falta que los Gobiernos, las oenegés y la población presten más atención a las medidas de conservación, advirtió Nguyen.

Por su parte, la responsable de Especies Asiáticas de WWF, Nilangsa Jayasinghe, destacó que es necesario seguir invirtiendo en la protección y conservación de la naturaleza para que estas magníficas especies no desaparezcan.

Con muchas zonas aún poco exploradas por los científicos, se han descubierto casi 3 mil 400 especies de plantas, peces, anfibios, reptiles y aves. Todas en esta zona de la cuenca del río Mekong desde 1997.

Sin embargo, el rápido desarrollo urbanístico de esta región, con 300 millones de habitantes, y las escasas medidas de transformación amenazan con provocar la extinción de cientos de especies.